Oswald Regular
OpenSans Regular
Enterprise Meta>Environment
El sistema de metadatos de Ab Initio

La infraestructura de tecnología de la información es el sistema nervioso central de los negocios modernos, por lo que la gerencia de cualquier empresa necesita comprender su funcionamiento en profundidad. ¿Qué información fluye a través de dicha infraestructura? ¿Qué representa esa información y qué tan precisa es? ¿Cómo fluye de un lugar a otro? ¿Cómo se procesa y dónde se almacena? La respuesta a todas esas preguntas la brindan los metadatos, que cabría definir como “información acerca de la información”.

Obtener esos metadatos no es una tarea tan sencilla. Aunque hay productos que prometen satisfacer la exigencia de lograrlos, su planteamiento es demasiado académico. De hecho, el concepto de “información acerca de la información” nos lleva a preguntarnos a qué nos referimos cuando hablamos de “información”. Es por ello que los productos de metadatos se han centrado en definir conceptos y en averiguar cómo esos conceptos se relacionan entre sí. Aunque los conceptos están en última instancia asociados a información real, la asociación es muy débil. Los metadatos deben ser introducidos manualmente por personas y son, por consiguiente, subjetivos, incompletos y sujetos a errores humanos. Son también metadatos que pronto quedan inevitablemente obsoletos, puesto que hacen un seguimiento de sistemas reales que están cambiando constantemente.

El planteamiento de Ab Initio es muy diferente, pues su tecnología se centra en metadatos operacionales. Los metadatos operacionales pueden ser modificados por la gerencia empresarial y por los responsables del departamento de tecnología de la información. Presentan, además, características propias. Se basan en los sistemas que procesan los datos, las aplicaciones instaladas en esos sistemas y las reglas definidas en esas aplicaciones. Se basan en conjuntos de datos por toda la empresa (qué contienen, de dónde proceden y quién los utiliza). Se basan en la calidad de los datos y en cómo esa calidad ha cambiado a lo largo del tiempo. Se basan, en última instancia, en los múltiples elementos que forman los sistemas de tecnología de la información.

Ab Initio también asocia estos metadatos operacionales a los metadatos de negocio (que son definiciones empresariales, creadas por el personal de negocios, de los fragmentos de información repartidos por la empresa). El resultado es un sistema de gestión de metadatos corporativos, el Enterprise Meta>Environment de Ab Initio, o EME.

Un sistema de gestión de metadatos corporativos debe ser, al mismo tiempo, muchas cosas distintas para personas que pueden estar lidiando con situaciones diversas:

  • El CFO necesita poder decir a los reguladores qué significa un campo de un informe y cuál es el origen de sus datos.
  • El CIO quiere conocer los sistemas de tecnología de la información, el hardware y el software, de la compañía. ¿Quién tiene este sistema en propiedad? ¿De qué sistemas depende? ¿Cuáles dependen de él? ¿Cuál es el nivel de calidad de los datos a través de estos sistemas, y cómo cambia de un sistema a otro?
  • El analista de negocios que está ayudando a un jefe de departamento a gestionar su negocio necesita un glosario del negocio. Lo necesita para que le ayude a buscar fragmentos de datos a los que debe acceder para elaborar un análisis que tiene que entregar antes de las 5 de la tarde de hoy.
  • El personal de operaciones desea saber qué ocurrió en la producción: hoy y en días pasados. ¿Qué trabajos se ejecutaron con éxito? ¿Cuánto tiempo se tardó en ejecutarlos? ¿Cuántos datos fueron procesados? ¿Cuánta capacidad de reserva hay disponible? ¿Qué tan buena es la calidad de los datos?
  • El arquitecto de sistemas está preocupado por el inventario de aplicaciones, tablas de datos, archivos y mensajes que componen los sistemas de la compañía. ¿Cómo están conectados? ¿Qué genera cada uno? ¿Qué lee cada uno? ¿De qué depende cada uno?
  • Los desarrolladores de aplicaciones desean conocer el historial de cambios hechos en su código. ¿Qué aspecto tienen los datos ahora? ¿Qué corrigió cada uno? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Qué fue lanzado? ¿Qué trabajo todavía está sin terminar?

La lista de posibles preguntas que favorecen la buena marcha de un negocio es interminable. Sin embargo, existe un denominador común a todas ellas: la urgencia con la que hay darles una respuesta. Esto es, precisamente, lo que se consigue con el Enterprise Meta>Environment de Ab Initio.

Metadatos diferentes en contextos diferentes

El término “metadatos” encierra distintos significados según las diferentes industrias. Ab Initio utiliza el término “metadatos” en el contexto del mundo de la computación empresarial. En el mundo del procesamiento de imágenes, por ejemplo, significa algo completamente diferente. Alude a la información acerca de cuándo fue capturada la imagen, qué clase de dispositivo la tomó, la calidad de la luz, etc. Las páginas web también tienen metadatos: información sobre el lenguaje en que se escribió la página, las herramientas utilizadas para crearla y cómo encontrar más detalles acerca de este tema.

Exploración y comprensión de los metadatos

La interfaz gráfica para metadatos de Ab Initio, el Portal de metadatos del EME, permite al usuario comenzar en cualquier punto del sistema y explorarlo en cualquier dirección. Todos estos metadatos se presentan en el grado de detalle adecuado para cada audiencia. Los usuarios de negocios no se ven así abrumados con detalles técnicos cuando están intentando responder preguntas del negocio. Sin embargo, los desarrolladores y el personal de operaciones pueden buscar fácilmente los detalles que les interesen.

Pensemos, por ilustrarlo con un ejemplo, en un archivo que el EME ha identificado como el origen más remoto para un cálculo utilizado en un informe. ¿Qué le puede decir el EME a un usuario acerca de este archivo? Gracias al planteamiento utilizado por Ab Initio, en el que se relacionan elementos de metadatos, es posible reunir información importante acerca del archivo a partir de la intuitiva interfaz gráfica. Recopilar detalles tales como los siguientes:

  • qué aplicaciones utiliza el archivo;
  • el formato de registros;
  • la calidad de los datos;
  • su tamaño a lo largo del tiempo;
  • los valores documentados esperados para cada uno de sus campos;
  • el censo de valores encontrados;
  • los stewards (y sus gerentes) responsables del gobierno;
  • la documentación acerca de su significado empresarial y el uso de cada uno de sus campos;
  • su relación con modelos lógicos y conjuntos de datos similares, como tablas de bases de datos y mensajes;
  • una lista de programas que leen o escriben el conjunto de datos.

A continuación, se muestra una captura de pantalla del EME durante el proceso de exploración de los metadatos. La pantalla subyacente es un diagrama de linaje que visualiza un número de conjuntos de datos y sus relaciones de procesamiento. Cada una de las imágenes superpuestas muestra diferentes tipos de metadatos que se han vinculado al mismo elemento.

El EME puede mostrar
LINAJE DE DATOS e:
INFORMACIÓN DE STEWARDS DE DATOS
ESTADÍSTICAS OPERACIONALES
RESULTADOS DE PERFILADO DE DATOS
DEFINICIONES CONCEPTUALES
DETALLES DE CONJUNTOS DE DATOS
ESPECIFICACIONES DE ASIGNACIÓN
RELACIONES ENTRE ENTIDADES
MÉTRICAS DE CALIDAD DE DATOS
HEATMAP DE CALIDAD DE DATOS
MODELOS SEMÁNTICOS
b9
bg

Integración de metadatos

La captura de tantos metadatos y su almacenamiento en cubos independientes serían de por sí logros importantes, pero el EME hace mucho más. Establece relaciones entre elementos de metadatos, lo cual enriquece de forma efectiva su valor, revelando a los usuarios un significado más profundo acerca de cuál es el negocio particular de una compañía.

El reto pasa, obviamente, por conseguir componer todos estos metadatos de una forma que sea útil. Y en organizaciones grandes y complejas con entornos heterogéneos distribuidos que pueden llegar a ser globales, el desafío es especialmente difícil. Al encararlo, se presentan problemas de escalabilidad e integración. ¿Cómo se logran reunir metadatos desde un conjunto tan dispar de orígenes y de tecnologías? ¿Cómo es posible procesar tanta información? ¿Cómo se puede almacenar y visualizar la información de forma inteligente, sin abrumar al usuario pero sin simplificar en exceso el contenido? ¿Cómo se logran unir metadatos salvando las barreras que separan negocios, países y hasta idiomas?

El EME integra todas las clases diferentes de metadatos almacenados en él. Y como resultado, multiplica el valor de cada uno de ellos. Esta integración habilita, por poner varios casos, el linaje de datos de extremo a extremo a través de tecnologías dispares; estadísticas operacionales consolidadas para una planificación de capacidad exhaustiva; o estadísticas de perfiles de datos y métricas de calidad de datos totalmente vinculadas.

Para empezar, toda la información acerca de la definición y la ejecución de las aplicaciones de Ab Initio se captura automáticamente y se carga en el EME. Esto incluye reglas de negocio, estructuras de datos, estructura de aplicaciones, documentación y estadísticas de tiempo de ejecución. Y como los usuarios arman aplicaciones operacionales de extremo a extremo con el Co>Operating System, todo lo relacionado con esas aplicaciones se captura también automáticamente.

A continuación, estos metadatos se integran con metadatos externos a través de una combinación del Metadata Importer del EME y de un procesamiento de metadatos complejo con el Co>Operating System.

El soporte de Ab Initio para combinar metadatos desde varios orígenes permite que los metadatos de un sistema de orígenes sean enriquecidos con metadatos procedentes de otros orígenes. Por ejemplo, el Metadata Importer podría cargar los detalles centrales de las tablas de bases de datos y columnas desde un catálogo de bases de datos para enriquecer luego los metadatos con descripciones y vínculos lógicos desde una herramienta de modelado y, por último, vincular los metadatos importados a métricas de calidad de datos. El Metadata Importer puede cargar metadatos externos tales como:

  • herramientas de notificación: MicroStrategy, Business Objects, Cognos, …;
  • herramientas de modelado: ERwin, ERstudio y Rational Architect, …;
  • catálogos de sistemas de bases de datos para todos los sistemas de administración de bases de datos relacionales principales y casi todos los secundarios;
  • metadatos tabulares, normalmente almacenados en hojas de cálculo que utilizan plantillas predefinidas o “layouts” específicos a los clientes;
  • protocolos estándar de la industria para los intercambios de metadatos, como el formato Common Warehouse Model XML Metadata Interchange (CWM XMI).

Los orígenes de metadatos no estándar y personalizados también se pueden importar e integrar en el EME. Los usuarios pueden aplicar las potentes capacidades de procesamiento de datos del Co>Operating System a orígenes de metadatos arbitrariamente complejos. El Co>Operating System puede extraer metadatos desde estos sistemas no estándar, procesarlos según sea necesario y cargarlos e integrarlos con otros metadatos en el EME.

Muchos tipos de metadatos

El EME integra una gama muy amplia de metadatos y es completamente ampliable. La página inicial del Portal de metadatos permite al usuario explorar directamente el tipo de metadatos que le interesa:

Desde esta página se puede seleccionar un área de interés y examinar en profundidad:

Metadatos acerca de proyectos y aplicaciones. El EME almacena y gestiona toda la información acerca de los proyectos de Ab Initio y las aplicaciones que contienen. Los proyectos están organizados en jerarquías y se pueden compartir o mantener privados. El EME hace un seguimiento de qué proyectos hacen referencia a otros proyectos, así como de los objetos dentro de un proyecto.

Detalles acerca de las versiones de las aplicaciones. El EME mantiene información de versión completa e historiales acerca de cada detalle de las aplicaciones de Ab Initio. Las diferencias entre las versiones de los grafos, los formatos de registros y las reglas de transformación se visualizan gráficamente. Los usuarios pueden ver detalles acerca de las versiones exactas que están siendo utilizadas en producción.

Usuarios, grupos, bloqueos y permisos. El EME proporciona administración de controles de acceso para todos los metadatos. Además, como parte de un sistema de gestión de código fuente completo, el mecanismo de bloqueo exclusivo del EME para aplicaciones enteras o fragmentos de aplicaciones impide que los desarrolladores interfieran entre sí.

Organización jerárquica de metadatos. Los metadatos se pueden organizar en jerarquías y en carpetas arbitrarias para ayudar a capturar el significado de negocios y para proporcionar una navegación focalizada.

Diccionarios de datos. El EME es compatible con la creación de uno o varios diccionarios de datos o modelos de datos conceptuales. Los diccionarios de datos pueden ser una lista jerárquica sencilla de términos de negocios, o un modelo semántico más complejo con relaciones complejas entre los términos de negocios.

Las implementaciones diseñadas conjuntamente para un grupo empresarial tienen, por lo común, varios diccionarios de datos: uno para cada división o gama de productos, así como un modelo para la empresa. En el EME, los términos empresariales de una división se vinculan directamente a columnas y campos, y establecen relaciones en sentido inverso hasta el modelo empresarial. Esto permite a las empresas armonizar los conceptos de negocios dentro de la empresa sin tener que forzar a cada división a abandonar su propio diccionario de datos.

Metadatos desde herramientas de notificación. El EME importa metadatos desde todas las herramientas de notificación de inteligencia empresarial (BI) más importantes, como MicroStrategy, Business Objects y Cognos. Ello incluye detalles sobre informes y campos de informes, así como objetos de notificación internos como Facts, Metrics, Attributes y Aggregates. Las consultas de linaje pueden rastrear los cálculos de varios campos de informe (a través de las herramientas de BI) hasta el data mart o el almacén de datos, y desde allí hasta los orígenes más remotos.

Metadatos desde sistemas de bases de datos. El EME importa metadatos (esquemas, tablas, columnas, vistas, claves, índices y procedimientos almacenados) desde muchos sistemas de bases de datos. El EME realiza un análisis de linaje a través de varios niveles de vistas y procedimientos almacenados. En sistemas de bases de datos grandes, el EME suele ser la única forma de comprender la interrelación de tablas de bases de datos, vistas y procedimientos (especialmente en las consultas sobre análisis de impacto, los ejercicios de reutilización de tablas y los proyectos de consolidación).

Metadatos desde archivos. El EME importa metadatos acerca de archivos, incluidos los formatos de registros jerárquicos complejos como XML y Copybooks de COBOL.

Linaje de datos de extremo a extremo. El EME arma modelos completos del flujo de datos a través de una empresa recopilando metadatos desde un gran número de sistemas operacionales diferentes, herramientas de notificación, sistemas de bases de datos, productos ETL, scripts de SQL, etc. Este modelo integrado permite a los usuarios hacer consultas acerca del linaje de los datos, cómo se computaron y qué impactos causa un cambio.

Diagramas de sistemas. El EME almacena imágenes gráficas que pueden representar diagramas de sistemas u otros diagramas de organización de metadatos. En el Portal de metadatos, al hacer clic en un elemento gráfico vinculado dentro de un diagrama, el usuario se desplaza hasta el objeto de metadatos conectado.

Modelos lógicos. El EME importa modelos lógicos y físicos desde herramientas de modelado comunes. Modela vínculos a partir de modelos lógicos convirtiéndolos en modelos físicos, que luego se fusionan con la información de esquema en las bases de datos reales.

Dominios y datos de referencia. El EME almacena datos de referencia (incluidos los dominios y los valores de códigos de referencia). Puede ser el gestor primario para ciertos datos de referencia, o puede hacer un seguimiento de los datos de referencia y mantener una copia desde un sistema diferente. También es compatible con las asignaciones de código entre valores de dominio lógicos y varias codificaciones físicas.

Perfiles de datos. El EME almacena resultados de perfilado de datos y los vincula a conjuntos de datos y campos individuales. Se computan muchas estadísticas, como valores comunes y distribuciones de datos. Estas estadísticas se pueden computar a petición, o automáticamente, como parte de una aplicación de Ab Initio.

Estadísticas operacionales. El Co>Operating System genera estadísticas en tiempo de ejecución para cada trabajo y para cada conjunto de datos que se lee o se escribe. Estas estadísticas se pueden almacenar en el EME para análisis de tendencias, planificación de capacidad y consultas operacionales de carácter general.

Métricas de calidad de los datos. Para su compatibilidad con un programa exhaustivo de calidad de datos, Ab Initio computa las estadísticas de calidad de datos y las agregaciones de errores y los almacena en el EME. El EME puede analizar y visualizar métricas de calidad de los datos para conjuntos de datos y para colecciones de conjuntos de datos. Las métricas de calidad de los datos también se pueden combinar con el linaje de los datos para ver un “mapa de riesgo” que muestra dónde hay problemas con la calidad de datos en la empresa.

Especificaciones previas al desarrollo. El EME puede capturar especificaciones de asignación como parte del proceso de desarrollo. El Portal de metadatos permite a los analistas especificar orígenes y destinos preexistentes o propuestos junto con expresiones de asignación arbitrarias. Al utilizar el EME para definir asignaciones, los usuarios pueden ver cómo las asignaciones encajan dentro de un linaje de empresa más amplio.

Estas especificaciones se pueden utilizar para guiar a un equipo de desarrollo y para registrar requisitos permanentemente. Después de la implementación de producción, el EME seguirá mostrando estas especificaciones en diagramas de linaje al lado de sus implementaciones actuales.

Reglas de enmascaramiento de datos. El EME almacena reglas de enmascaramiento de datos, que luego cabe aplicar a los datos que fluyen a través de las aplicaciones de Ab Initio. Ab Initio proporciona muchas reglas integradas, y los usuarios pueden definir sus propios algoritmos de enmascaramiento personalizados. Estas reglas pueden estar asociadas a campos o a columnas; o estar asociadas a términos de negocios en el modelo conceptual. Cuando están vinculadas en un nivel conceptual, las reglas de enmascaramiento de datos se aplican automáticamente a las columnas y a los campos físicos correspondientes.

Stewards de datos y metadatos acerca de personas y de grupos. El EME almacena metadatos acerca de personas y de grupos. Estos metadatos pueden estar vinculados a otros objetos de metadatos para documentar roles de gobernabilidad de datos tales como los stewards de datos. Los metadatos acerca de personas y de grupos se pueden importar automáticamente desde sistemas externos tales como los servidores LDAP corporativos.

Informes de metadatos integrados y personalizados. El EME proporciona muchos informes integrados. Los usuarios también pueden definir informes personalizados que se ejecutan con metadatos almacenados en el EME y a los que se accede desde el Portal de metadatos.

Metadatos personalizados. Los usuarios pueden extender el esquema del EME para permitir que una amplia variedad de metadatos adicionales sean integrados en el EME. Las extensiones de esquema incluyen la adición de atributos a objetos preexistentes, así como la creación de nuevos objetos de metadatos que se pueden vincular a otros metadatos preexistentes. Los usuarios pueden personalizar fácilmente la interfaz del usuario del EME para habilitar las vistas tabulares y gráficas tanto en los metadatos estándar como en los personalizados.

El EME es un sistema abierto

El EME es un sistema abierto basado en tecnologías estándar dentro de la industria y que enumeramos a continuación:

  • Un esquema relacional extensible publicado. El EME viene preconfigurado con un meta esquema bien surtido que contiene una amplia variedad de tipos de metadatos. El meta esquema se puede personalizar y extender con tablas y columnas para su compatibilidad con una variedad de metadatos definidos por el usuario. El EME administra estas extensiones y personalizaciones en colaboración con los objetos de metadatos integrados, y suministra una personalización completa de pantallas e informes.
  • Una base de datos relacional comercial estándar (actualmente Oracle, DB2 o Microsoft SQL Server), que contiene todos los metadatos de negocio y resúmenes de los metadatos operacionales y técnicos. Los metadatos técnicos se almacenan en un almacén de datos de objetos al que se accede con ODBC.
  • Una interfaz de usuario gráfica que se puede alojar en cualquier navegador web estándar. Además, el EME es compatible con la navegación hasta repositorios externos de metadatos detallados, como sistemas de administración de documentos, bases de datos de imágenes y productos de terceros.
  • Una arquitectura de tres niveles que utiliza una tecnología de servidores de aplicaciones común. Encima de la base de datos hay un servidor de aplicaciones Java estándar (actualmente WebSphere, WebLogic, JBoss o Apache Tomcat) que administra la seguridad, calcula vistas basadas en roles e implementa los flujos de trabajo teniendo en cuenta el mantenimiento de los metadatos.
  • Compatibilidad con herramientas de informes externas. Aunque el EME es compatible con una amplia gama de informes integrados mediante el Portal de metadatos, hay productos de informes de terceros que también pueden acceder directamente a los metadatos de la base de datos para realizar informes personalizados. El esquema relacional está completamente documentado e incluye vistas de bases de datos preconfiguradas para la compatibilidad con estas herramientas de informes.
  • API de servicios web para habilitar, como un servicio, una arquitectura y unos metadatos orientados a servicios. Las interfaces permiten que los sistemas externos puedan consultar metadatos de negocio y confirmar solicitudes de cambios de metadatos. Los sistemas externos también se pueden suscribir a cambios en los metadatos, con lo que se permite que el EME envíe mensajes cuando se produzcan cambios aprobados. Por ejemplo, si el EME está administrando valores válidos, el flujo de trabajo de aprobación (que se describe más adelante) puede enviar mensajes a sistemas operacionales externos para actualizar sus consultas almacenadas en la memoria caché de estos valores válidos.
  • Exportaciones de metadatos. Además de las interfaces de acceso a los datos, el EME también puede exportar metadatos de muchas formas. Por ejemplo:
    • Prácticamente cada pantalla tabular del EME se puede convertir en una hoja de cálculo de Excel haciendo clic con el mouse.
    • El EME puede exportar metadatos en el estándar emergente para el intercambio de metadatos, CWM XMI.
    • El EME puede generar un universo de Business Objects y rellenarlo con metadatos.

Gobierno de datos

El EME suministra procesos de gobierno de datos complejos que se pueden personalizar para satisfacer las necesidades de empresas grandes.

Para los metadatos técnicos (aplicaciones y reglas de negocio), el EME es compatible con un sistema de administración de control de versiones completo, con operaciones de “check-in/check-out”, bloqueo, versiones, ramas y diferenciación.

Para los metadatos de negocio y operacionales, el EME incluye un flujo de trabajo de gobierno de metadatos integrado, que incluye colas de trabajo, aprobaciones y auditorías. El EME también puede comunicarse con herramientas de flujo de trabajo de aprobación externas. El mecanismo de flujo de trabajo de propuesta/aprobación del EME está basado en los conjuntos de cambios. Los usuarios crean conjuntos de cambios (para proponer adiciones, actualizaciones o eliminaciones de metadatos) y después los confirman para su aprobación.

La captura de pantalla siguiente muestra el proceso de confirmación de un conjunto de cambios:

Cuando un usuario confirma un conjunto de cambios para su aprobación, el EME envía un mensaje de correo electrónico a los stewards de metadatos adecuados. Estos stewards pueden inspeccionar los cambios propuestos y aceptarlos, o rechazarlos. Si se aceptan, el conjunto de cambios se aplica y se vuelve visible para todos los usuarios.

El EME también es compatible con la integración de conjuntos de cambios mediante la API de servicios web, así como con sistemas de gestión de los procesos del negocio (BPM) o de aprobación de flujos de trabajo externos, como AquaLogic de Oracle. En este caso, el sistema de flujo de trabajo externo es responsable de comunicar elementos en colas de trabajo, documentar comunicaciones, administrar remisiones y solucionar estados finales.

Los conjuntos de cambios aprobados quedan incorporados en las nuevas versiones de los metadatos en el EME, donde se mantiene un historial completo y detallado de todas las versiones previas.

Epílogo

La administración de metadatos empresariales ha sido durante mucho tiempo un objetivo que ambicionaban las compañías grandes, aunque poco viable. Los “repositorios” pasivos (simples diccionarios de datos muy sofisticados, en la mayoría de las ocasiones) sólo contenían una fracción de los metadatos pertinentes. Además, estos repositorios pronto se volvían “islas” de metadatos desfasadas. Llama la atención que las organizaciones que más necesitaban un enfoque exhaustivo para administrar metadatos fuesen las que menos probabilidades tenían de hacerlo con éxito. Nos referimos a compañías globales complejas con problemas inherentes de escalabilidad. Compañías con orígenes de metadatos diversos, con grandes cantidades de información para visualizar y explorar, y con problemas de seguridad que atravesaban las fronteras entre sus negocios.

El Enterprise Meta>Environment de Ab Initio ha hecho posible, por fin, la administración de metadatos empresariales y la ha convertido en un reto asequible para las compañías más grandes. Veamos varios ejemplos del impacto que, para algunos de nuestros clientes, ha traído el uso de esta novedosa tecnología:

  • Con el EME, un banco global pudo después de muchos fracasos satisfacer las solicitudes de su regulador para que su contabilidad fuese verificable. Un programa de calidad de datos a escala completa a través de la empresa, incluidas las mediciones de calidad en varios puntos del linaje de los datos, se puso en marcha utilizando el EME.
  • Una institución financiera muy importante ahorró decenas de millones de dólares en el reemplazo de un sistema de software clave. Gracias al EME, la entidad logró comprender cabalmente cómo funciona el código heredado (lo que habilitó al negocio y al departamento de tecnología de la información para colaborar en la descripción de los requisitos de funcionamiento del nuevo sistema). Se eliminaron así muchas personas y se ahorraron años de esfuerzos en planificación.
  • Varias empresas multinacionales que operaban en entornos de tecnología de la información increíblemente complejos –con operaciones en 100 países, miles de sistemas diferentes y cientos de miles de archivos, tablas de base de datos y mensajes– pasaron a utilizar el EME para inventariar cada fragmento de datos y definir su significado y su valor. El EME funciona para ellas como un sistema de gestión de activos. Estas compañías saben ahora que los datos son activos a los que hay que dar seguimiento, igual que se le da seguimiento a los automóviles, los edificios o el equipamiento de sus oficinas.

El EME de Ab Initio no se creó de un día para otro. Tampoco surgió en un laboratorio lleno de ingenieros geniales pero desconectados del mundo. Su desarrollo es el resultado de años de trabajo y compromiso serio entre compañías que buscan soluciones concretas a problemas reales.

English
Français
Idioma:
Español
Deutsch
简体中文
日本語