Oswald Regular
OpenSans Regular
Conduct>It®

Conforme se incrementa el número y la complejidad de las aplicaciones de tecnología de la información implicadas en un negocio, aumenta también la importancia de la gestión de operaciones. Y con ello, crecen todavía más las expectativas empresariales para que los resultados sean confiables y regulares. Pero como cualquier gerente de operaciones sabe, obtener puntualmente unos resultados confiables representa un desafío difícil de abordar cuando hay miles y miles de piezas que se mueven entre varias aplicaciones interdependientes (las cuales pueden abarcar, por otro lado, varios servidores y ubicaciones geográficas).

Para tener éxito, el equipo de operaciones necesita:

  • Comprender, articular y cumplir con todas las dependencias clave dentro de una aplicación y entre varias aplicaciones. Por poner un ejemplo: el equipo necesita poder decir que B sólo se ejecutará cuando finalice A, y que C se debe ejecutar cuando falle A.
  • Administrar aquellas acciones que puedan desencadenar una parte del proceso. Un desencadenador podría ser una hora específica en un día determinado, la llegada de uno o varios archivos, la disponibilidad de uno o varios recursos, o –tal vez– una combinación de las anteriores opciones.
  • Monitorear de manera proactiva todas las dependencias para que se produzcan alertas automáticas y para que éstas sean enviadas a las personas adecuadas. Las alertas se deben desencadenar si no se satisface una dependencia o un evento dentro de los plazos establecidos, lo que permite informar y realizar un seguimiento de los acuerdos de nivel de servicio (ANS o SLA) de negocios.
  • Monitorear las características de procesamiento de nivel bajo de las piezas clave de una aplicación, como el número de registros rechazados, la latencia de los mensajes que están siendo procesados o el tiempo de CPU utilizado en la lógica de procesamiento. Una vez más, las alertas se deben producir cuando se sobrepasen los umbrales.
  • Desarrollar y comprobar el proceso operacional de extremo a extremo en un entorno de comprobación especializado antes de promover formalmente el proceso al entorno de producción.
  • Registrar y analizar con detalle estadísticas operacionales, como las horas de inicio y fin para cada pieza de una aplicación a lo largo del tiempo (de manera que se puedan identificar tendencias de procesamiento para apoyar las actividades de planificación de capacidad).

Conduct>It de Ab Initio suministra todas estas funciones y muchas más.

Conduct>It® es una aplicación de automatización de procesos que proporciona un entorno de monitoreo y de ejecución para implementar aplicaciones complejas en entornos complejos. Su tecnología facilita la definición de pasos de trabajos jerárquicos y arbitrarios para aplicaciones de gran envergadura y en múltiples etapas, así como las dependencias, las secuencias y la programación de estos pasos de trabajos. Las aplicaciones pueden estar compuestas por definiciones de grafos y trabajos de Ab Initio®, así como por ejecutables personalizados y por productos de terceros, todos los cuales son administrados por Conduct>It.

Conduct>It tiene dos elementos principales. El primero es un servidor de automatización de procesos, llamado la Operational Console, que proporciona funciones de monitoreo y control de trabajos en entornos de procesamiento complejos. En segundo lugar, allí donde se requiere una lógica de administración de procesos más sofisticada, Conduct>It ofrece la capacidad de desarrollar gráficamente y ejecutar una lógica compleja de flujos de control.

Examinemos la Operational Console.

Operational Console

La Operational Console proporciona una amplia gama de funciones esenciales para algunas operaciones diarias como la programación, el monitoreo y las alertas de trabajos (así como para algunas acciones a nivel de trabajo tales como iniciar, detener y repetir la ejecución de tareas). A través de todas las aplicaciones, la Operational Console recopila, integra y administra los metadatos operacionales asociados, lo que ayuda al equipo de operaciones y a los analistas de negocios en la planificación y el mantenimiento de las operaciones.

Cualquier operación se inicia en la página Home, en la interfaz basada en un navegador de la Operational Console, tal como se muestra a continuación. La página Home proporciona un resumen de todos los trabajos del día ordenados por aplicación, sistema o servidor. Allí se indica si se están ejecutando (verde), si han finalizado (azul), si son erróneos (rojo), o si están en espera (amarillo). También se enumeran todos los problemas o las advertencias que han surgido y que siguen pendientes de resolución.

Desde la página Home el usuario puede examinar en detalle diferentes tipos de información para cualquier trabajo del entorno: la razón de un fallo, a qué está esperando un trabajo, cuándo se completó un trabajo o cuándo se espera que finalice, etc. Es posible, por ejemplo, ver todos los trabajos relacionados con una aplicación específica, para comprender así su progreso:

Esta captura de pantalla de monitoreo muestra las dependencias entre las diferentes tareas dentro de la aplicación seleccionada y su progreso. En cualquiera de las etapas, el usuario puede examinar a fondo los detalles de seguimiento de una de las tareas:

Como se ve más arriba, la información de seguimiento de bajo nivel acerca de los segundos de CPU invertidos, así como los volúmenes de datos y de registros procesados, está disponible para cada componente dentro de una ejecución específica de un trabajo de Ab Initio. De forma alternativa, es posible que el usuario también quiera averiguar cuál ha sido el rendimiento de los trabajos a lo largo del tiempo, junto con una línea de tendencias con fines de planificación:

La Operational Console recopila una amplia gama de estadísticas para cada tarea, desde la capacidad de cumplir con los ANS enunciados hasta la cantidad de tiempo de CPU de usuario y de sistema utilizado.

Conduct>It ofrece otras prestaciones. Utilizando toda la potencia del Lenguaje de manipulación de datos (DML) de Ab Initio, el equipo de operaciones también puede definir sus propios sondeos operacionales, llamados “métricas personalizadas”, a fin de establecer alertas y garantizar el seguimiento oportuno. Se pueden añadir sondeos sin que haya que cambiar o perjudicar una aplicación (y sin ningún impacto sobre su ejecución). Estas métricas se pueden computar utilizando cualquier combinación de información de seguimiento para cualquier flujo o componente dentro de un grafo. Así pues, es fácil añadir una métrica personalizada que notifica y avisa sobre el número de registros procesados por un componente específico. O también, sobre la cantidad de tiempo de CPU utilizado, o la latencia de los mensajes en tiempo real que están siendo procesados.

Todas las funciones de monitoreo de la Operational Console están disponibles para trabajos de Ab Initio, tanto si han sido iniciados por la Operational Console como si lo han sido por otro programador que utilizó una tecnología distinta.

Para aquellos clientes que no tienen acceso a un programador en sus empresas, la Operational Console también suministra funciones de programación completas basadas en “día/hora”, evento y archivo (lo que permite programar completamente aplicaciones complejas sin que haya que escribir y mantener los scripts tradicionales). En la captura de pantalla siguiente vemos la misma aplicación que hemos examinado anteriormente, pero con todas las dependencias basadas en tiempo y en evento mostradas junto a las tareas:

Dado que las dependencias entre tareas se pueden volver extremadamente complejas en las aplicaciones de gran envergadura, Conduct>It también provee un entorno gráfico que ayuda a los desarrolladores a definir un flujo de control de trabajos avanzado.

Un flujo de control es una forma de expresar lógica detallada acerca de la secuencia de ejecución. Utiliza una colección de tareas conectadas, llamada un plan, para describir lo que se debe ejecutar (la conexión entre estas tareas especifica una dependencia de ejecución; por ejemplo: “Ejecutar esta tarea antes de esa otra”):

El plan anterior muestra que la tarea 2 sólo puede ejecutarse una vez haya finalizado la tarea 1. Muestra también cómo, posteriormente, se evalúa una condición (“Should the intra day process run?”). Cuando la respuesta es negativa, la posición al final del día para cada oficina se calcula entonces ejecutando repetidamente el “subplan” que aparece resaltado. Un subplan, como el nombre indica, es una colección de tareas y de dependencias.

Las tareas personalizadas también se pueden desencadenar cuando fallan otras tareas (este caso lo ilustra el plan anterior mediante la tarea “Error Actions”, que se ejecuta cuando la tarea 2 falla por cualquier motivo). De manera similar, cada tarea puede tener “métodos” asociados que se ejecutan cuando se producen ciertos eventos, como “At Start”, “At Success”, “At Shutdown”, “At Failure” o “At Trigger”. Lo anterior permite que las funciones de notificación y de bitácoras se añadan fácilmente al proceso de extremo a extremo.

Con los planes, Conduct>It proporciona un marco de tiempo de desarrollo para descomponer una aplicación compleja en unidades de trabajo manejables que constituyen un sistema recuperable único. Estos planes están disponibles a continuación para ser programados, monitoreados y administrados utilizando la Operational Console. El resultado es un entorno operacional de extremo a extremo muy complejo.

English
Français
Idioma:
Español
Deutsch
简体中文
日本語